20 mayo, 2008

Mientras Tanto



Nada es después de todo tan seguro
como que un día llegará el final
mas como uno vive todavía
al menos por ahora hay que salvarse
hay que meter amor en la mochila
y andar por el futuro imaginario
es entonces que las urgencias ceden
y uno tensa los músculos del alma
mira el alrededor con desparpajo
y se piensa inmortal por un ratito
la buena sangre es como un testamento
y el corazón nombra sus albaceas
todo queda arreglado y uno puede
en cada siesta introducir la paz
nos iremos al fin / pero aquí estamos
con todas las caricias en la mano
otra piel las recibe agradecida
y agradecemos esa gratitud.

Mario Benedetti...


Está enfermucho el viejo, pero la va peleando... este es mi homenaje...