15 abril, 2006

En mis sueños mando yo...


El siguiente relato es algo que me sucedió a mi. Es verídico hasta en los detalles más inverosímiles.

Hace mucho años mi padre compró un camión Mercedes Benz 1114 (se lee 11 – 14) azul. Enseguida comprobamos que casi no frenaba y antes de ponerlo en circulación nos abocamos a la reparación de ese inconveniente.
El trabajo lo haríamos nosotros mismos, que para algo teníamos taller (de tornería, es verdad, pero taller al fin).
Le desarmamos y destapamos todas las cañerías del circuito; le arrimamos las pastillas de freno; le completamos los niveles, purgamos el líquido de frenos y convenimos en que ya debería funcionar a la perfección.
Grande fue nuestra decepción al comprobar al cabo de unos días que seguía fallando. Frenaba, sí, pero no era seguro. Después de comprobar que no seguía un patrón de fallas constante llegamos a la siguiente conclusión, frenaba cuando quería.
Vuelta al taller, vuelta a desarmar y le cambiamos la bomba de frenos, las reparaciones de los cilindros en las ruedas. Más aceite, más purga y a la calle.
Siguió fallando aleatoriamente. En la curva más cerrada; en la bajada más peligrosa; en el momento más inesperado, el camión, a veces frenaba bien y otras veces, poco o casi nada.

Ya dudando de nuestra capacidad técnica, lo llevamos al taller mecánico, especializado en frenos. Le volvieron a cambiar la bomba, los cilindros, los caños, el líquido y todos los etc. necesarios. Le pusieron todo nuevo. Ahora sí dijimos, pero solo un par de semanas fue necesario para que fallara nuevamente, solo una vez. Al mes siguiente otra vez. Cuando estábamos estacionados en bajada para descargar unos equipos, falló nuevamente. En una ocasión acercándonos al peaje, por las dudas empecé a frenar desde unos 1000 metros antes y adivinen qué. No frenó. Pasó despacito, despacito frente a la cabina y viendo mi cara de terror la chica que atendía levantó la barrera. Pasé, paró, volví, pagué y me alejé maldiciendo.
Al tiempo lo vendimos y seguía con su problema.

Pero aún después que nos deshicimos de él se me aparecía en sueños. Espantosas y reales pesadillas en las que manejaba por una empinada cuesta abajo, que terminaba en curva, el camión se desbocaba y yo tenía que luchar horrores para controlarlo y llevarlo por el camino.
El sueño se repetía de vez en cuando, sin ninguna causa aparente que lo desencadenara, igual que la falta de frenos sin sentido. Realmente era de esas pesadillas que uno se despierta sobresaltado, preguntándose en donde está, agitado y transpirado. La situación duró unos 5 años y al final yo ya sabía que era sueño, que no era real, pero igual no podía controlar la situación.
Una noche, decidí que sería la última vez. No estaba dispuesto a compartir mis fantasías oníricas con un camión endemoniado que se empecinaba en hacerme las noches imposibles. Esa noche lucharía y vencería o moriría en el intento.
Espere que llegara, como venía siempre, manejando en la recta larga donde poco después empezaría la bajada de siempre. Cuando llegó el momento de más tensión soñé un árbol añoso, un eucalipto de 1 metro de diámetro en el tronco, grande y maduro, resistente. Lo soñé al final de la bajada, antes de la curva y hacia allí dirigí el camión. El impacto fue brutal, la trompa quedó destrozada y el radiador echando humo. Yo no me hice absolutamente nada porque era un sueño después de todo. Me bajé, lo miré y me alejé caminando de allí. Hasta la puerta abierta quedó. La pesadilla jamás volvió.

De vez en cuando lo vuelvo a soñar, al camión. Sigue allí, chocado contra el árbol como el primer día. Aún hecha vapor por el radiador. Paso caminando, lo miro, me sonrío y sigo mi rumbo. Sonrío porque sé que esa batalla la gane yo.

23 comentarios:

noemi dijo...

Muy buena tu historia.

Hay una técnica que se llama "sueños lúcidos" (puedes leer algo en internet). La creó Stephen Laberge. Yo doy talleres de eso acá en México: se trata de estar un tanto lúcido en tus sueños para controlarlos y cambiarles el fin, y con eso resolver problemas emocionales.
Así que tu eres un maestro en eso: sueños lúcidos. Te felicito.

Qué bueno que al final te lograste deshacer mas o menos del horror de algo que no se puede controlar y lo puede matar a uno o algo peor: dejarte lisiado Y vivo!

Un abrazo.

El Piscuis dijo...

Gracias por pasar Noemí, y además una sorpresa que vós des charlas de algo que yo soy maestro según decís y yo no estaba ni enterado que existia eso... mmm... Dios nos cría y el viento nos amontona por estos pagos... eso es verdad...

Un gran abrazo amiga.

MaleNa dijo...

Piscuis ud. es un troesma, tiene hasta sueños lùcidos, la Gestalt a sus pies.

Tanta verdad hay en sus decires, que por eso lo quiero tanto hermano, buenìsimo el relato.

Un beso

Reaño dijo...

Piscuis... has leído el relato "El ascensor que bajó al infierno"?
Pues creo que eres un conductor infernal, que nos llevas con tus historias de delirio lúcido al lugar perfecto: la sonrisa del sueño.
Abrazo.

if dijo...

Yo no sueño, o al menos no recuerdo lo que sueño. Así que lo de los ueños lúcidos me pilla de nuevas.
¿Al final supisteis que le pasaba al camión?

El Piscuis dijo...

Gracias Malena. Tanto como troesma? mmm, no creo que tanto. Besos

Un abrazo Reaño, otra cosa más para la lista de lecturas recomendadas...

If, siguió siempre igual hasta donde yo sé. Pa´ mí que está endemoniau...

Madison dijo...

Que bueno que podamos enfrentar nuestros fantasmas , angustias y pesadillas en sueños y sobre todo en la realidad..
no siempre es facil..pero poder hacerlo para mi es tratar de vivir la vida al 100%..
gracias por tu relato Piscuis..como dice Malena,..un maestro!
saludos
Madison

Maldito Duende dijo...

Primero: en cuanto a la falla de los frenos, ¿no probaron con el chiclé de baja, el alternador o el burro de arranque? ¿Si lo empujaban y lo arrancaban en segunda?
Mirá que de mecánica sé una bocha, ¡eh!
Segundo: cuando pases por el mionca, fijate si podés sacar el cassette de Roxete que me pediste pa bailar mientras manejabas y lo dejaste en la guantera.
GRACIAS

Alexia dijo...

Querido amigo que alegria que me escribieseis... gracias
respecto a tu post increible te admiro la capacidad de derrtoat a esos fantasmas.. la perseverancia se premia..
un beso

césar castillo dijo...

Hola amigo, me da gusto el cambio estético. Aquí, en perú, se podría decir "cambio de fachada". Se aplica cuando las paredes de las casas modifican su aspecto estético. Te propondría, disculpa por tomarme la licencia, agregar un signo en el título de tu blog. Originalmente es Peligro!!! Alta tensión. Quizá si le agragas el signo de apertura de este modo: ¡Peligro!!! Alta tensión. ¿Qué opinas?

MaleNa dijo...

Piscuis apersonarse!!! que es eso de borrarme de tus links.

Ofendidisima, mañana dejarme 10 comentarios dulce en mi blogs.

Gracias hermanito!!

El Piscuis dijo...

Madison, gracias, se hace lo que se puede, (y lo que no, se compra hecho, jejj, besos

Duende, te confieso algo... el casette lo canjee en un boliche de campo por un vaso de tinto de la casa...

Alexia, persevera y triunfarás... Besos

Cesar, Gracias por los comentarios, pero la fachada es provisoria también, esta noche habrá cambios, pasa y verás...

Malena, estamos en plan de remodelación y los links todavia no se terminan, no desesperes.
Hermanita, un abrazo y una Rhodesia, eso es suficientemente dulce no?

Nanny Lidia dijo...

Muy interesante lo del camion o se dice mionca es que ya me olvide .....yo siempre pense que las maquinas tienen mente propia.. como estube leyendo todo y tengo mucho mas por leer , note que si nos saco Malena no nos quiere mas ....dos victimas de las remodelaciones.....en fin.

Madison dijo...

tres victimas!!!
a mi tambien...me saco!

Nanny Lidia dijo...

mmmmmmmmmm mejor le hacemos pikete las tres.........es malo, no nos quiere

El Piscuis dijo...

jajaj, tranquilas que se viene lo mejor... nada de celos que hay lugar para todas, el corazón es grande...
(las cosas que hay que hacer por las mujeres...)

Maldito Duende dijo...

NOooooo... mi cassette por un tino????
Ok. Pero devolveme el de Ace of Base.

BIEN EL TEMPLATE, CARAJO!!!1
¡SALUD!

Maldito Duende dijo...

Fe de Erratas: En el comentario anterior, donde dice "tino" Léase "Tinto"

Gracias

mahaya dijo...

ummmm Curioso pero...¿Y si de resultas del accidente onirico mueres?¿Hubieras muerto en la realidad?

El Piscuis dijo...

No lo sé, eso es algo que habría que preguntarle a Noemí que parece que sabe...

Laurita y Mariano dijo...

la verdad es que escribis muy bien... Nos encantó la historia..
Mariano dice que se acuerda de lo del peaje..
Te mandamos muchos Besos
Laurita y Mariano

Anónimo dijo...

Good afternoon many have machines which not insuranced,
you have a unique opportunity only today to receive insurance the machine free of charge
auto insurance
auto insurance
cars insurance
cars insurance
texas car insurance
texas car insurance
car insurance quotes
car insurance quotes
car insurance policy
car insurance policy
xanax
phentermine
buy tramadol

Anónimo dijo...

Hi, it is really nice resource. I think, i'll see this site again.
- peligroaltatension.blogspot.com y
07 car civic honda
buy used car
car undefined used
used car bergen
used car oakland
used car greensboro
used car raleigh
used car killeen
used car vallejo
used car tacoma