06 abril, 2006

El Abuelo contaba cuentos




El abuelo Noé contaba cuentos. Ese es mi recuerdo más vívido de él cuando íbamos de visita en las vacaciones. Sentado bajo los paraisos del gran patio donde nos sentábamos a recibir un poco de aire fresco, que era lo más implorado del verano, en el centro de la Provincia de Santa Fé. Con su bastón de palo entre las piernas, en una silla de esas de asiento trenzado, contaba cuentos.

Nos contaba de un joven llamado Daniel al que habían tirado en un foso con leones, pero unos ángeles vinieron a protegerlo y lo salvaron.
Nos contaba de un niño, Benjamín, al que sus hermanos envidiosos lo habían vendido a unos traficantes. El niño creció, sabía adivinar el significado de los sueños y fue un gran administrador de un emperador egipcio y hasta salvo a sus hermanos de una hambruna.
También de una serpiente que habitaba un hueco en las raíces de un árbol y un águila en la copa. Ambas con sus nidos y crias. El águila desconfiaba de la serpiente y viceversa, ambas querían comerse las crías de la otra.
O de una zorra despechada, que por no poder alcanzar unas uvas, dijo que estaban verdes.
Y hasta una original versión de diluvio universal, en las que por obra de las aguas todos los espinillos y las mejores tierras se habían escurrido hacia el sur, dejando a Santa Feb con suelos áridos y a nosotros, en la Pampa Húmeda Bonaerense con los suelos más ricos del mundo...

Todos los veranos había algún hermano o primo nuevo sentado en la ronda de los cuentos. La familia no dejaba de crecer. Los mayores ya sabíamos los cuentos de memoria. A veces pedíamos, “contá el de la zorra” o “contá el de la urraca y el queso”. Otras veces nos aburríamos y nos íbamos, quedaban “los nuevos” escuchando.

Tuve que crecer y leer las Fábulas de Esopo y Samaniego para saber que eso ya lo había escuchado en otro lado.
Resultó ser que la monja que me enseñaba catequesis me hacía leer en La Biblia cosas que yo ya sabía...

El viejo nunca citó sus fuentes, ni respetaba los derechos de autor y creo que nunca supo lo que era el copyright. Además plagiaba buena parte de sus relatos y muchas veces los repetía y los contaba de diferente manera, pero ahora comprendo que las historias tienen vida propia más allá de sus autores y que cuando el auditorio cambia, cuando los oyentes son distintos, hay cosas que merecen ser dichas nuevamente.

23 comentarios:

Nanny Lidia dijo...

viva!!! por el abuelo , me encantan esas personas que pueden entretener los chicos con sus historias semi verdaderas , asi se aprende......gracias piscuis por compartir .

un beso

noemi dijo...

Hablando completamente en serio: creo que es una maravilla (para los que hemos tenido esa suerte) tener abuelos. Para mí fueron los personajes mas formadores de mi integridad personal, de los que más amor sentí y los que me enseñaron a disfrutar la vida.
Vivan los abuelos.

Reaño dijo...

Piscuis, me has traído los recuerdos de infancia más bellos, los cuentos de Andersen y los héroes de los cuentos que llevamos por siempre, en el de la zurda.
Gracias amigo.

Maldito Duende dijo...

¡Grande Noé, carajo!
No tuve la suerte de conocer a mis abuelos, sólo a mi abuela materna y te cambio los paraísos por la parra del patio, su sombra y su bombardeo de uvas no los voy a olvidar jamás mientras la vieja hacía las pastas del domingo.

Y ellos, como bien decís, no sabían de copyright ni de nada de eso. y ¡Qué felices que nos hacían!
¡SALUD HERMANOS!

MaleNa dijo...

Hay cosas que merecen ser dichas nuevamente..

En verdad me transportaste a mi infancia.

Cariños

carola pero no del bianco dijo...

Ahhhhhhhh!!!!
Que lindos recuerdos, unque muy poquito para mi.
Tengo una sonrisa en la cara que no me puedo borrar!
GRACIAS por compartir con los "nuevos" anecdotas que no recordaba

Madison dijo...

Gracias Piscuis!Me hiciste acordar a mis veranos de chica..cuando del calor y el asfalto de la Capi me iba a pasar mis vacaciones a lo de mis abuelos en el interior..
Recuerdos..olores y emociones que no se borraran jamas..

Reaño dijo...

Piscuis, ven a echarme una pala en la tumba

Santino dijo...

La tradición oral es una de las formas de transmisión cultural más admirables, máxime teniendo en cuenta que a través de ella nos han llegado textos de siglos de antigüedad. Últimamente tengo la sensación de que eso se está perdiendo, porque si esas historias cambian cada vez que se cuentan, y si se fijan por escrito pierden su esencia de oralidad. ¿Quién las contará ahora, cuando todos tengamos un blog?

Un saludo.

El Piscuis dijo...

Gracias Nanny. Vós sos de las que les cuenta cuentos a los nietos?

Noemí.Exactamente, Vivan los abuelos!!

Reaño, mientras lo escribía se cruzaban Emilio Salgarí, Julio Verne, Arthur Clarke y tantos otros diciendo "habla de nosotros!!!" ya llegará el tiempo les decía... En un rato estaré en tu blog hechandote tierra, descuida...

Salud Duende, son tremendos los recuerdos de infancia, el olor a kerosén y la cocina a leña... las casas de antes...

Cariños Malena. A veces es bueno recordar algunas cosas...

Carola, esprero verte más seguido!!!
(Carola, Carolina, es mi hermanita menor, en realidad la del medio de 10 hermanos, pero la menor de las mujeres)

Madison, si, como dije, esos recuerdos son únicos...

Si Santino, yo también creo que se pierde esa tradición oral. La gente grande y joven se relaciona de distintas maneras y ya no comparten cosas en común, algo necesario para poder conversar o al menos escuchar...

Reaño dijo...

Gracias por la palita Piscuis: hoy te espero con el absenta para humedecer nuestros huesos...

melytta dijo...

Así es. Es difícil contarle un cuento a un niño que su madre (o un/a abuelo/a) o padre sea contador de cuentos, porque es fácil escuchar "así no es" y que te mire desencantado.

Me parece uno de los mejores tesoros que se puede dejar en herencia, tuviste suerte.

Un abrazo desde Granada. España.

Gavi dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Pam dijo...

Holaaa!!
Muchas gracias por tu comentario de apoyo para la abuela de mi novio. La verdad es que estamos todos preocupadillos con su salud últimamente...es una gran mujer!
Muchos besitos!!

PAM

Noctiluca dijo...

Hola Piscuis !!!
Como estas? Yo no tuve la suerte de conocer ningun abuelo varon, o sea si tuve a mis dos abuelas. Con una de ellas, la mas aristocratica, jugaba a la canasta. Incluso vivi con ella una parte de mi infancia. La otra, cocinaba como los dioses y vivia en Chascomus. Bah, toda mi familia viene de Chascomus. Sera por eso que yo hoy tengo los ojos laguna... espero que se me pase porque no se puede andar llorando por ahi verdad?

Gracias por compartir tus recuerdos de infancia !
Clara

Sir Faxx von Raven dijo...

Saludos Piscuis. conmovedora la historia de las historias de su abuelo. ¿qué sería de nosotros insensatos sin las historias de estos viejos hombres? ¿cuáles contaremos nosotros? sólo espero que mis nietos no lean mi blog.

Nanny Lidia dijo...

Hay piscuis , como si no me conocieras ya , mis nietos nunca se aburren conmigo , la satisfacion de ellos es que cuando cuentan historias de su Nanny... todos se asombran que la abuela no teja frente al televisor mirando la novela jajajajajja
besos amigo!!

El Piscuis dijo...

Melytta, gracias por pasar. Granada... tierra querida... Siempre me acompañaran los Cuentos de la Alhambra, de Washington Irving... más recuerdos...

Clara, ojos lagunosos tenia el escribir este post, tengo ahora al recordar... Vamos mujer, que en mi blog todos pueden dejarse llevar por una pena sin temor...

Sir Faxx, te esperaba y pensaba justamente en eso... que historias contaremos nosotros? de tí descuento que serán de terror, como cuentos nocturnos de campamentos...

Nanny, amiga, te conozco y te desconozco, estas hecha una viejita desconocida últimamente, flirteando con caballeros respetables en un bar de mala muerte, jajaja... que dirian los nietos si te vieran?

Nanny Lidia dijo...

jajaja me referia ( eso de bottom) al fondo de las copas ...piscuis , sos un mal pensado jajajajaj

Noctiluca dijo...

Gracias Piscuis !!! Ahora estoy mejor, aliviane mi corazon... Tengo esos altibajos...

Y justamente eso que dijiste es lo mejor, estar cerca. Sos un copado Piscuis !!!!!!

Hay algunos poemas mios en un blog que se llama: www.malditaginebra.blogspot.com

Supongo que toos te van a parecer medio tragicos... pero digamos que estoy en una transicion hacia algo muy bueno.

Clara

Reaño dijo...

Gracias po tu visita al bar Piscuis.
Hoy sigo bajo el sino de Dante y he perdido a Beatrice...
y he ido a París a ver si la encuentro.

Jinete de estrellas dijo...

Qué bárbaro! Me sentí uno de los "nuevos", sentado en frente del abuelito Noé, contándonos cuánto le costó meter a todo el animalerío en una barca.
Muy sensible este post, la verdad, que me saqué el corazón y me puse a leerlo con éste en la mano, latiendo más rápido, porque me hacía acordar a mi nona, cuando me contaba el cuento del Gallo Perico. Ojalá nosotros algún día tengamos a una muchedumbre de descendencia que quiera escuchar nuestros cuentos, y orgullosos poder callarnos como él la fuente: que sólo trasciendan los cuentos, porque los nombres se marchitan pronto, pero los cuentos son perennes. Un abrazo y muy buen blog.

Laurita y Mariano dijo...

Piscuiss: la verdad es que estamos muy sorprendidos y contentos de lo bien que escribis.. acá mi mamá dice que podrías escribir un libro...
Es muy lindo poder enterarse de estas cosas de la flia...
Te queremos mucho...
Mucha suerte..
Laurita y Mariano